Volver al índice Esta informacion es para el uso de los médicos y otros profesionales de la salud. Si usted es un paciente, su médico puede explicarle como usar esta informacion en su caso. Volver al índice

Prolapso rectal

Autores: M. Mínguez Pérez y V. Sanchíz Soler
Tomado de: www.aegastro.es

Prolapso rectal completo

Definición

Es la protrusión de todas las capas de la pared rectal a través del canal anal. Debe distinguirse del prolapso mucoso, en el que sólo protruye la mucosa, y del prolapso rectal interno, en el que la porción superior del recto y/o el sigma se prolapsan dentro de la ampolla rectal sin alcanzar el orificio anal.

Clínica

Los síntomas son debidos al prolapso per se e incluyen malestar perianal, sensación de evacuación incompleta, tenesmo y manchado de contenido fecal con moco y, en ocasiones, sangre. Por lo general, se asocia a debilidad esfinteriana (fundamentalmente del EAI) y de los músculos del suelo pélvico, y en el 26-80 % de los casos a incontinencia anal.

Diagnóstico

Inspección visual del periné en reposo y tras un esfuerzo defecatorio para observar la protrusión del recto con una mucosa muy enrojecida.

Tratamiento

En los niños el tratamiento inicial debe ser siempre conservador mediante la reducción manual del prolapso y medidas correctoras del esfuerzo defecatorio. En los adultos, además de medidas conservadoras, el tratamiento se basa en la aplicación de diferentes técnicas quirúrgicas que persiguen la fijación del recto (rectopexia).

Prolapso rectal interno (intususcepción)

Diagnóstico

Es más complejo y exige la utilización del rectoscopio para observar la protrusión en el momento del esfuerzo defecatorio o la realización de videodefecografía. Predomina en las mujeres, y el síntoma más frecuente es la sensación de evacuación incompleta; además, pueden presentar tenesmo, pesadez rectal, sensación de llenado pélvico y dolor en pelvis, espalda o muslos.

Tratamiento

No está plenamente establecido, y mientras algunos autores recomiendan la cirugía precoz (rectopexia) con el fin de que no avance el prolapso y protruya hacia el canal anal, otros mantienen el tratamiento conservador con medidas higiénico-dietéticas y farmacológicas para combatir los síntomas hasta que aparece incontinencia, momento en el que indica la cirugía.

Referencias bibliográficas

1. Maria G, Cassetta E, Gui D et al. A comparison of Botulinum toxin and saline for the treatment of chronic anal fissure. N Engl J Med 1998; 338: 217-220.
2. Moreno Osset E, Ballester J. Nitroglicerina tópica en el tratamiento de la fisura anal. Gastroenterol y Hepatol 1998; 21: 257-259.
3. Mortensen N, Romanos.H Hemorrhoids. En: Nicholls JR, Dozois RR, eds. Surgery of the colon & rectum. Nueva York: Churchill Livingstone, 1997; 209-231.
4. Nicholls DA, Benerjee A. Rectal prolapse and solitary rectal ulcer syndrome. En: Nicholls JR, Dozois RR, eds. Surgery of the colon & rectum. Nueva York: Churchill Livingstone, 1997; 739-765.
5. Phillips R, Lunniss PJ. Anorectal sepsis. En: Nicholls JR, Dozois RR, eds. Surgery of the colon & rectum. Nueva York: Churchill Livingstone, 1997; 255-284.
6. Schrock TR. Examination and diseases of the anorectum. En: Feldman M, Scharschmidt BF, Sleisenger M, eds. Sleisenger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver disease. Pathophysiology/Diagnosis/Management. Filadelfia: WB Saunders, 1998; 1.960-1.976.
7. Withehead WE, Wald A, Diamanat NE et al. Functional disorders of the anus and rectum. GUT 1999; 45 (S-II): 1.155-1.159.

 

Volver al índice Esta informacion es para el uso de los médicos y otros profesionales de la salud. Si usted es un paciente, su médico puede explicarle como usar esta informacion en su caso. Volver al índice